Jordi Juvanteny ha hecho gala de su gran habilidad al volante del MAN 6×6 para salir de una olla de dunas donde se había quedado atrapado junto a otros muchos camiones.

“Las manos de Jordi han sido las grandes protagonistas del día. Ha hecho parecer fácil lo difícil”, ha reconocido el navegante del equipo Jordi Ballbé.

El equipo, satisfecho por haber instalado en su camión el sistema EVARM dual híbrido, con el que se ha reducido drásticamente las emisiones y el consumo.

Jordi Juvanteny, al que le avala una dilatada trayectoria en el Rally Dakar con 30 participaciones, ha hecho valer su gran experiencia al volante del MAN 6×6 del KH-7 Epsilon Team para salvar al equipo de un buen problema en la novena etapa de la presente edición. El motivo: una olla de dunas que se ha convertido en una trampa para muchos camiones, pero de la que el piloto catalán ha sabido salir con mucha habilidad.

Lo que previsiblemente tenía que ser una etapa sencilla, de transición para muchos, no lo ha sido para todo el mundo. El KH-7 Epsilon Team, que hasta entonces venía haciendo una etapa sin complicaciones, se ha visto envuelto en un embrollo del que, por fortuna, ha logrado escapar. “Había, por lo menos, siete camiones más, y muchos de ellos se han quedado dentro. Por fortuna, nosotros contábamos con las manos de Jordi Juvanteny que, con una pericia extraordinaria, ha hecho parecer fácil lo difícil. Tanto Fina como yo no lo hemos visto nada claro, pero Jordi ha estado sobresaliente”, aseguraba el navegante Jordi Ballbé poco después de completar la especial.

“Por lo demás, ha sido una etapa muy buena para nosotros, muy bonita, entre dunas, plateaus y valles, y en la que de nuevo Fina ha estado impecable en la navegación”, resume. Una jornada más, el equipo ha logrado zafarse de todos los obstáculos para acabar la etapa en una sólida 30ª posición con la que se mantiene en el top 25 de la general.

Los tres tripulantes del equipo también han querido reseñar la importancia que está teniendo el sistema instalado por EVARM en su camión para reducir la emisión de gases de efecto invernadero. “Disponemos de un sistema dual híbrido de combustibles, en el que se combina el HVO de Repsol con el GLP. Por el momento, el rendimiento está siendo magnífico. Al fin y al cabo, estamos haciendo la misma carrera que hemos hecho siempre, pero de forma más limpia y sostenible”, afirma Jordi Juvanteny sobre esta innovadora solución.

Además de reducir emisiones, el sistema de propulsión instalado en el camión también permite reducir el consumo, del orden de un 30% menos.

Mañana, el Dakar abandona Wadi Ad Dawasir y se dirige a Bisha en la que será la antepenúltima etapa de esta 44ª edición del Rally Dakar. Por delante, un nuevo desafío de 759 kilómetros, de los cuales 375 serán contra el crono.

 

 

 

Comunicado por: KH-7 Epsilon Team / Mediagé Comunicación