Tras varias ediciones sin asistir, el equipo Quintino Motorsport de la comarca de Teror, consigue sus objetivos tras la culminación de la XV Subida Villa de Moya.

 

Aunque ha sido una jornada la del sábado un tanto extraña en cuanto clima se refiere, al estar presente la lluvia y dejar un asfalto un tanto extraño, el piloto Miguel Ángel Quintino con el dorsal 44 en las puertas de su BMW M3 de Maderas el Pino, Makita ferretería Guanarteme, Cafetería Churrería Mcfloppy, 3MG Motor, Piscolabis Majocaya, Chapa y Pintura Carlos, Placas y Distribuciones Lantigua, Total, Restaurante el Secreto de Teror, Refrigerantes Duque, Silenciosos El Calero, Desguaces Felix, Orión grupos Insulares, Carslot Design, Rótulos Flexographic, Aguas de Teror se disponía en la mañana havcer su particular toma de contacto con los 7,012 kilómetros que componían la rampa norteña situada en la Villa de Moya.

 

Siempre con prudencia, los tiempos iban saliendo, amén de la última manga oficial en la que el equipo tuvo un pequeño hándicap, pero que no fue suficiente para empañar la jornada del sábado para cumplir con los objetivos fijados con los que venía el piloto Miguel Ángel Quintino.

 

El BMW se comportaba a la perfección y conseguían ascender en la clasificación y con ello hacerse con la primera plaza del grupo H90 y con un tiempo de 4:25.282 que los catapultaría hasta lo más alto quedándose a las puertas del top ten de la general pero si entrando en la de su clase 1.

 

Tras la finalización de la jornada en la XV edición de la Subida Villa de Moya, Miguel Ángel Quintino resumía así su participación: «Nos hemos puesto a disfrutar de una Subida Villa de Moya que nos gusta después de tanto tiempo. Hemos corrido lo que hemos podido para hacer un tiempo que nos pudiera dejar satisfechos.Con ello hemos vuelto a recoger buenas sensaciones con la conducción del M3; divirtiéndonos mucho. Espero que la afición se lo haya pasado bien como nosotros en esta nueva cita de Moya. Una carrera que ha salido a la perfección estando de la mano nuevamente de la escudería Azuatil «.

 

 

Artículo por: Brito Prensa